La energía solar vuelve a estar al alza y, tras unos años «de oscuridad», se sitúa de nuevo a la vanguardia de las energías sostenibles. Sin embargo, la situación en España, que ha dado un giro tras la aprobación del Real Decreto 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, sigue teniendo retos que solucionar. Son las conclusiones de los expertos que han participado en el foro La Energía Solar: La Gran Alternativa ante el Cambio Climático, organizado por 20minutos y Anpier (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica), con el apoyo de la Fundación Biodiversidad. En la cita intervinieron Joan Herrera, director General del IDAE (Instituto para Diversificación y Ahorro de la Energía en el Ministerio de Transición Ecológica); Rafael Barrera, director de Anpier; Rodrigo Ruiz, director de ventas Europa, África y América Latina de Yingli Solar Green Energy; Fernando Ferrando, presidente de la Fundación Renovables, y Marta Melodía Pena, directora general de Cox Energía Comercializadora. El encuentro, moderado por Daniel Toledo, director de La Información, sirvió para analizar la situación actual de la energía fotovoltaica, así como las ventajas ambientales de los parques frente al cambio climático provocado por los combustibles fósiles, como el aprovechamiento de terrenos, la protección de la flora y la fauna, la aparición de nuevas zonas de sombra que propician la anidación de aves o las nuevas especies de plantas que surgen en terrenos que antes eran de monocultivo. Ferrando destacó la «nueva forma de cultura energética» en la que el protagonismo estaría en el consumidor y no en la demanda: «Yo como consumidor tengo completa libertad», remarcó como nuevo paradigma del sector. Además, añadió que se trata de una realidad «que nos permite apostar por una tecnología que otros ya han disfrutado». Para Rafael Barrera, la energía fotovoltaica «ha venido a solucionarnos un problema» y enfatizó que las energías fósiles «han puesto en jaque todo nuestro sistema». Igualmente se ha mostrado optimista porque «tenemos el sol, tenemos la energía y faltaba la normativa», en referencia al citado real decreto. Herrera, por su parte, se refirió a la energía solar como un campo que «es una oportunidad, pero donde la responsabilidad institucional es vital». Al respecto indicó que esta energía ha sufrido un parón «fruto de la defensa de intereses particulares y no del interés general». El director del IDAE señaló el «reto de la gestionabilidad» de la energía solar, que los modelos de subasta son importantes para conseguir abaratar la energía solar y poder «dar solución a la España vacía». Otro de los retos que planteó es debatir «cómo hacer que la gente participe». En ese sentido, Marta Melodía señaló que cada vez hay más interés por parte de los consumidores finales por ser «parte activa». A su parecer, el consumidor «va a ser el gran protagonista y tenemos que estar todos preparados para ello». Además, añadió que la energía fotovoltaica está en «su mejor momento». Rodrigo Ruiz coincidió en señalar el «atractivo escenario» actual y destacó el cambio de este sector que «ha pasado de inversión financiera a proconsumidores»; es decir, los precios son atractivos y ya no se dirigen solo a los inversores, «sino que sirven para todo tipo de instalaciones». En referencia al auge actual de la energía solar en España, señaló que «aquí nos empezamos a dar cuenta ahora de que esta energía es imparable, pero internacionalmente se venía viendo desde hace años». El papel de las grandes eléctricas El director general del IDAE puso sobre la mesa la necesidad de establecer modelos de subastas que se adecuen a la participación ciudadana, pero también a los sectores más perjudicados. «Todos los sectores que participan deben entender el cambio», señaló Herrera, quien también añadió que «necesitamos una cultura empresarial que entienda que hay que democratizar el sector». De acuerdo con esto, se cuestionó el papel de las grandes eléctricas en la transición hacia energías renovables. Para Ferrando, «pensar que el sector eléctrico tradicional no va a estar en el futuro es un error», ya que, según dijo, «estamos cambiando de modelo productivo y tenemos que contar con todos los agentes». En ese sentido, Rodrigo Ruiz, sostuvo que los generadores de energía «tienen la gallina de los huevos de oro delante y la forma en que se den cuenta marcará al resto de agentes». Seguridad para los inversores Uno de los puntos negativos de la fotovoltaica en España es la incertidumbre. Motivo de ello es la pérdida que sufrieron los cerca de 60.000 inversores que apostaron por la energía solar y que contaban con unas primas que después les fueron retiradas. El director de Anpier se refirió a esta situación e indicó que «hay una deuda pendiente» con ellos. Cuestionó la falta de seguridad jurídica que hubo en esa situación, ya que según dijo falló «en un momento y con un colectivo muy concreto». En ese sentido, Joan Herrera cree que hay que «mejorar la imagen de país» y no normalizar que «el inversor nacional no recupere y el internacional sí».

Fuente: https://www.20minutos.es/noticia/3603618/0/foro-energia-solar-cambio-climatico/#xtor=AD-15&xts=467263