Las consecuencias económicas de la pandemia son de largo alcance, con un impacto desfavorable en muchos sectores, incluidas las energías renovables. Sin embargo, el impacto puede ser diferente a otros sectores económicos. Los gobiernos pueden recurrir a un cambio energético basado en energías renovables para ofrecer una serie de soluciones en este momento difícil. Muchas tecnologías renovables pueden implantarse relativamente rápido, ayudando a cumplir los objetivos climáticos internacionales mientras se favorece el crecimiento económico, apoyando el resurgir de industrias y la creación de nuevos empleos.

Según el nuevo informe Global Energy Review 2020, de la Agencia Internacional de la Energía , basado en un análisis de más de 100 días de datos reales en lo que va de año, las energías renovables se convertirán en la única fuente de energía que crecerá en 2020, aunque este aumento será menor que en años anteriores. De esta manera se prevé que su participación en la generación mundial de electricidad aumentará gracias a su acceso prioritario a las redes y a los bajos costos operativos.